La Cenicienta [Review]

la cenicienta_5

De un tiempo a esta parte, Disney se ha empecinado en amasar millones haciendo una nueva lectura de los clásicos que ellos mismos crearon por la época en que el bueno de Walt estaba con nosotros. De esta forma hemos visto como Alicia en el país de las maravillas (Tim Burton, 2010) y Maléfica (Robert Stromberg, 2014), basado en la gran bruja de La bella durmiente –en camino vienen El libro de la Selva (2016) y La bella y la bestia (2017)- han tomado forma humana y se han convertido en grandes éxitos de taquilla, que al final terminan dando la pauta de que, nos guste o no, el cine es comercio. De esta forma llega la nueva versión de La Cenicienta, pero su resultado es mucho mejor que lo visto hasta ahora.

Un poco para recordar

Ella es una chica que vive en la más absoluta felicidad junto a sus padres, hasta que lamentablemente su padre enviuda y pasado los respectivos años de luto se vuelve a casar. Como la chica es más buena que el pan, acoge de buena manera a su nueva madrastra y las hijas que le acompañan. Pasado un tiempo, el padre de Ella muere en uno de sus viajes y la muchacha queda a merced de su nueva familia, que como sabemos, no son para nada buenas con ella y comienza la historia de Cenicienta.

la cenicienta_4

la cenicienta_1

Lo nuevo no siempre es malo

Salvo pequeños detalles, La Cenicienta no abusa de su concepto de “reinvención” como sí lo hicieran Alicia y Maléfica, presentándonos tantos detalles que no conocíamos, como intentando justificar la existencia de las películas. En este caso, se van por lo sencillo y la magia “real” toma tintes de sorpresa y gusto para quien ve la cinta; como por ejemplo, los ratoncitos que en la cina animada usaban ropa y hablaban, aquí no son más que ratones “comunes” aunque inteligentes y que apoyan a la dulce Cenicienta a soportar todo su dolor. No hay colores que chillen ni escenas tan estrambóticas, en cambio, vemos sutileza y muchos aspectos que demuestran un elevado tono elegante –y a veces un tanto empalagoso o excesivamente azucarado- que le dan un buen estilo a lo que apreciamos en pantalla. Culpa de esto la tiene en gran medida su director, Kenneth Branagh, reconocido por ser amante inglés de llevar las historias de Shakespeare al cine y con muy buenos resultados, más allá de que igual ha jugueteado con el cine mainstream como Thor.

la cenicienta_2

Al final pero no menos importante

Desde el aspecto técnico, es bastante correcto, ya se mencionó lo elegante de su tono sin grandes alardes más allá de lo necesario en situaciones particulares, como el baile o la escapada del carruaje antes de las 12. Pero donde sí destaca es en el buen hacer del departamento de arte que te instala en ese mágico mundo que se propone, colores brillantes pero no chillones que llenan de alegría lo que alguna vez se tradujo a lápiz en el clásico homónimo.

la cenicienta_3

 

Por otro lado, las actuaciones son muy acertadas, coincidiendo que darle algo más de personalidad a aquellos acartonados personajes animados, donde gana de sobremanera el príncipe y sobre todo una estupenda madrastra a cargo de la gran Cate Blanchett que juega de manera perfecta entre la rabia y la pena de ese personaje tan lleno de odio.

Diversión, magia y entretención más que asegurada, para este revival del clásico de Disney, donde todo se conjuga de excelente manera para un resultado mejor de lo esperado. No se arrepentirán.

(Fuente: Te invito al cine)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
0 0
Fuente: Te invito al cine

Quizás te interese leer...

Deja un comentario