Review: Detective Pikachu

Calificación de la película:
8.4 out of 10 stars

Pokémon ha acompañado la infancia de múltiples generaciones, a través de videojuegos, la serie y películas, entre otros. Esta semana, llega a los cines del país Pokémon: Detective Pikachu, la adaptación del videojuego del mismo nombre y primera cinta en live action de la franquicia. Dirigida por Rob Letterman (Escalofríos) y con Ryan Reynolds(Deadpool) dando voz a Pikachu en su idioma original y Pepe Toño Macías en la versión doblada (curiosamente, la voz de James del Equipo Rocket en la serie animada) esta nueva producción promete traer a la vida a estas fascinantes criaturas.

En un mundo en el que los Pokémon viven entre humanos encontramos a Tim Goodman (Justice Smith) un joven que no parece tener mucho interés en estas criaturas. Tras la trágica muerte de su padre, el detective Harry Goodman, Tim viaja a Ryme City, ciudad donde él vivía. Ahí conoce a Lucy Stevens (Kathryn Newton) una pasante de periodismo acompañada por un Psyduck que se encuentra investigando un caso relacionado con Harry. Ya en el departamento de su padre, Tim se encuentra con un Pikachu, que además de poder comunicarse a la perfección con el, es un detective de clase mundial, con el cual deberá resolver los misterios que rodean la supuesta muerte de su padre.

Para empezar, Pokémon: Detective Pikachu nos presenta una historia entretenida, liviana y sencilla. No es una cinta pretenciosa y no se cierra en cuanto al público que apunta, puesto que al tener una trama divertida y por sobre todo fácil de entender, resulta ser una buena opción tanto para ver con niños y en familia, como también con amigos. Por otro lado, no busca satisfacer solamente a los fanáticos y fanáticas de Pokémon, si bien, es más que suficiente para dejar contento a la mayoría de los fans, cualquier persona puede disfrutar de la película sin inconvenientes.

Dentro de lo que más sobresale de Pokémon: Detective Pikachu se encuentra el CGI. Los Pokémon generados vía efectos digitales lucen increíbles. Probablemente aquellos que jugaron los videojuegos, el juego de cartas o vieron la serie se imaginaron a estas criaturas tal como se representaron el la película. Incluso si no perteneces a ese grupo, podrás apreciar que estás frente a un trabajo de efectos visuales bien realizado.

Sin embargo, quien se roba la película es Pikachu. Es quien aporta prácticamente toda la dosis de comedia a la cinta, además de inspirar mucha ternura en el espectador, cosa que probablemente logre captar la atención de los más pequeños. Por otro lado, si bien, hay un par de diálogos que sugieren un humor un poco más para adultos, lo divertido del personaje va más allá de eso. Mientras que la excelente calidad de los efectos visuales permite captar detalladamente las expresiones del personaje, lo cual es un gran acierto para la producción.

Para tranquilidad de los fans, la cinta rescata gran parte de la esencia de lo que es Pokémon, comenzando con un claro mensaje que habla sobre el compañerismo, reflejado siempre en la relación entre un humano y su Pokémon. Sumado a eso, aunque la película es una adaptación al videojuego Detective Pikachu, podemos ver ciertos guiños a los juegos más clásicos y a la serie animada, por ejemplo, quién no sufrió más de un dolor de cabeza con el Snorlax dormido bloqueando una ruta.

Sobre esa misma línea, si bien,no es necesario ser seguidor de Pokémon para disfrutar de la película, los realizadores reconocen que su principal público serán aquellos que crecieron con las primeras temporadas de la serie animada, y esto se refleja en el protagonismo que tienen durante la cinta Pokémon de las primeras generaciones, Psyduck, Mr. Mime, Charizard, Bulbasaur y el mismo Pikachu, lo cual encantará a dicho grupo de fanáticos.

No queda más que recomendar esta gran película, que promete entretención de a grandes y pequeños por igual. Incluso si no eres conocedor del mundo de Pokémon, quién sabe, podría despertar tu entrenador interior y decidirte a atraparlos a todos.

0 0

Déjanos tu comentario

*** Nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que incentiven o provoquen una mala convivencia.